Sexo durante el embarazo si o no ?

SE PUEDE TENER SEXO EN EL EMBARAZO ?

SEXO EN EL EMBARAZO

¿Se puede o no tener relaciones sexuales durante el embarazo?

Sin ningún temor se puede tener relaciones sexuales durante el embarazo, siempre y cuando éstas sean relaciones completamente normales, ya que el bebé se encuentra resguardado en el útero.
Además hay que tomar en cuenta que muchas mujeres sientes aún mayores deseos sexuales ya que sus pechos, genitales y zonas erógenas se encuentran más sensibles.
A medida que el embarazo avanza se va haciendo un poco más difíciles ciertas posiciones que antes eran completamente normales, entonces se debe de optar por nuevas posiciones, masajes, sexo oral, besarse con erotismo y/o la masturbación mutua. 

CUANDO NO TENER SEXO EN EL EMBARAZO

•    Antecedentes de parto prematuro. 
•    Sangramiento posterior a la relación sexual. 
•    Fuertes contracciones uterinas después del coito. 
•    Signos de fisura de membranas o rompimiento del saco amniótico. 
•    Sangramiento vaginal por cualquier otra causa que no sea la relación: placenta previa, manchando después de actividad excesiva, caídas, otras. 
•    Después de un examen especial de diagnóstico (amniocentesis, biopsia corial). 
•    Utero hipertónico (excesivas contracciones a lo largo del día). 
En la mayoría de los casos esto debe ser algo que cada embarazada debería discutir con su obstetra, si éste encuentra que el embarazo se desenvuelve satisfactoriamente, la pareja no debe sentir temor de sostener relaciones sexuales. 


CALAMBRES DESPUES DEL ORGASMO

Las contracciones tanto durante como después del orgasmo, y a veces acompañadas de dolor de espalda son tan inofensivas como frecuentes durante un embarazo normal de bajo riesgo. 
Su causa puede ser física una combinación de la congestión venosa normal de la zona y de la contracción de las fibras uterinas, igualmente normal, de la excitación sexual y el orgasmo. O bien puede ser psicológica el resultado del temor de que el acto sexual y el orgasmo puedan dañar al bebé. 
El endurecimiento no es un signo de que el acto sexual sea perjudicial para el bebé. La mayor parte de los especialistas opinan que las relaciones sexuales y el orgasmo durante un embarazo normal de bajo riesgo carecen absolutamente de riesgos y no son una causa de aborto espontáneo. 
Si los calambres resultan molestos, la embarazada puede pedirle al marido que le haga un suave masaje en la parte baja de la espalda. Ello puede aliviar los calambres y también cualquier tensión que los haya desencadenado 

 

EL DESEO SEXUAL EN EL EMBARAZO

El embarzo es una época de cambio en muchos aspectos de la vida, entre ellos el sexual. Algunas mujeres que nunca habían experimentado un orgasmo o que no habían sentido demasiada inclinación por el sexo cambian radicalmente cuando están embarzadas.

Otras mujeres acostumbradas a tener un buen deseo y a experimentar el orgasmo, se encuentran súbitamente con que les falta el deseo y con que se exitan con dificultad.
Estos cambios de la sexualidad pueden ser desconcertantes, provocar un sentimineto de culpabilidad o resultar maravillosos. Y son perfectamente normales.
Existen muchas explicaciones lógicas de estos cambios y de los sentimientos que pueden provocar. Algunos de estos factores pueden ser más intensos en los primeros tiempos del embarazo, cuando las náuseas y el cansancio hacen que la mujer se sienta comprensiblemente atractiva, cuando poder hacer el amor sin pensar en quedar (o en no quedar) embarazada libera a la mujer de sus inhibiciones y la hace sentir más atractiva que nunca , o cuando surge un sentimiento de culpabilidad debido a que la mujer se siente atractiva y cree que debería sentirse maternal. Otros factores, como por ejemplo las alteraciones físicas que hacen que el orgasmo sea más fácil de conseguir, más intenso o más evasivo, continúan interviniendo durante toda la gestión.
Es muy importante reconocer que los sentimientos sexuales de la embarazada y también los de su marido, pueden ser erráticos que eróticos durante el embarazo; la mujer puede sentirse "sexy" un día y no al siguiente. La pareja necesitará mostrar comprensión mutua y una buena comunicación.


CISTITIS DE LA LUNA DE MIEL

Algunas mujeres tienen síntomas de cistitis y micciones dolorosas cada vez que tienen relaciones sexuales. Los síntomas generalmente duran un día ó dos y luego desaparecen hasta que vuelven a tener relaciones sexuales. El problema, llamado cistitis de la luna de miel, es una forma de uretritis crónica, siendo la uretra, no la vejiga.
En la mayoría de los casos los síntomas son causados por una infección, generalmente la Clamidia (ver Uretritis).
Sin embargo, si usted ha utilizado sprays higiénicos femeninos, compresas perfumadas o baños de agua con grasa, esto ha podido irritar la uretra.
Otra posibilidad es que la uretra haya sido golpeada durante la actividad sexual. Por esto recibe el nombre de cistitis de la luna de miel. 
Si son la causa las compresas o los baños aceitosos, el problema debe de desaparecer si deja de utilizarlos. Si no es así, hay que ir al médico y éste debe solicitar un análisis con una muestra de orina para analizar las bacterias. Normalmente el problema desaparece con un antibiótico.
A veces los análisis de laboratorio no encuentran el microorganismo responsable y algunas mujeres continúan con los síntomas después de tener relaciones sexuales, incluso después del tratamiento con antibióticos. Entonces el médico debe recomendar medidas preventivas. Se puede tomar un antibiótico como la Nitrofurantoina a dosis bajas o Trimetropin/Sulfametaxozol cada vez que se tengan relaciones sexuales.
Hay otras medidas para que la cistitis sea más llevadera. Lavar sus genitales y zona anal con un jabón suave y agua. Asegurarse de que las manos y el pene de su compañero estén limpios antes de la relación sexual, y después de ésta vaciar la vejiga inmediatamente para expulsar la bacteria fuera de la uretra.
Utilizar un lubricante soluble al agua antes de la relación sexual para que la penetración sea más fácil y menos opresiva. No utilizar vaselina pues no es soluble al agua. 


Deseo sexual después del parto

Con frecuencia la sexualidad se ve afectada durante los primeros meses que siguen al nacimiento de un bebé: disminuye el deseo, las relaciones íntimas son a veces dolorosas, hay dificultades para alcanzar el placer. Sin embargo, chequea tu situación, ya que estos problemas son siempre temporales y finalmente terminan completamente, con un poco de paciencia y comprensión mutua después del parto hay que darle al cuerpo la oportunidad de que se recupere en su zona genital, que acaba de pasar un verdadero trastorno y queda adolorida.Algunas religiones preconizan una abstinencia sexual de 40 días, lo cual desde el punto de vista médico, corresponde al tiempo requerido para que la mucosa uterina se reconstruya. 

Ahora bien, si tienes deseos, no es necesario esperar tanto para recomenzar las relaciones sexuales.Debes saber, igualmente, que es necesario esperar hasta la desaparición del sangrado postparto,debido al riesgo de infección.Tiene que realizarse la cicatrización total de la episiotomía (o del desgarro). De igual modo, en caso de cesárea, se espera a que cicatrice la herida.
Condiciones poco favorables AI ocuparse incesantemente de su bebé, madre suele
estar demasiado cansada para mostrarse cariñosa, especialmente mientras
el niño sigue despertándose de noche.
A esta situación se suma con frecuencia otro elemento disuasivo: el temor de sufrir durante la penetración, especialmente después de una episiotomía. A veces también en los casos de cesárea, hay mujeres que temen que se les reabra la cicatriz.
Disminución del deseo Todos estos elementos físicos y psicológicos contribuyen a la disminución de la líbido, muy frecuente después de un nacimiento. Se debe agregar el hecho de que durante este período, la mujer se siente incómoda y acepta con dificultad su nuevo cuerpo, más pesado que de costumbre y transformado por la maternidad. Si, por otra parte, amamanta, la prolactina contribuye aun más a retardar la reaparición del deseo.


Mientras espera su retorno, la mujer solicita más cariño y ternura que sexualidad.

La pareja puede entonces aprovechar para encontrar una nueva forma de intimidad, de conocerse y de inventar nuevas caricias.
Haz lo posible para que todo resulte favorable cuando nuevamente tengas deseos y te sientas lista para volver a hacer el amor con tu compañero, podría ser útil tomar ciertas precauciones para que todo salga de la mejor forma.
•    Arreglatelas para disponer de algunas horas de tranquilidad si estas amamantando, a fin de alimentar a tu bebé justo antes de que comience el tiempo disponible para el amor 
•    Prolonga las caricias preliminares para facilitar la penetración 
•    Para compensar la resequedad vaginal debido a la disminución de estrógenos lubrica la vagina con productos específicos para ello, que se puede conseguir en la farmacia 
•    Escogen una posición cómoda. En caso de que te hayan practicado la episiotomía, hay que evitar que el pene friccione la zona donde está la cicatriz, lo cual ocurre en la posición misionero, Así mismo si fue cesárea tendrás dificultades en sostener el peso de tu compañero sobre tu vientre.

000webhost logo